Agronomia Al dia

3 Principales Características De Las Frutas. ¡Una Composición Deliciosa!

Desde una perspectiva ontogénica, la fruta es el ovario perfeccionado y maduro de las plantas que presentan flores. Además, es una de las Características De Las Frutas que la pared del ovario se engruesa al modificarse en la pared de la fruta y se designa pericarpio, cuya función es resguardar a las semillas.

Por otro lado, con periodicidad colaboran también en la creación de la fruta otras partes de la flor aparte del ovario, como por ejemplo el cáliz o la cápsula. Asimismo, la fruta es otra de los ajustes, juntamente con las flores, que ha ayudado al éxito progresivo de las angiospermas. Así como las flores cautivan insectos para que trasladen polen, igualmente muchas frutas tratan de agradar animales para que disgreguen sus semillas.

En este sentido, si un animal come una fruta, muchas de las semillas que éste sujeta andan el espacio digestivo del animal sin sufrir daño, para después caer en un lugar apto para su gestación. No obstante, no todas las frutas acatan de ser alimenticios para extenderse. Diferentes, como los abrojos, se desperdigan sujetándose a la piel y pelos de los animales.

Algunos forman distribuciones ágiles para poder extenderse con el viento, como es el caso de los arces. La diversidad de tipos de frutas que han perfeccionado las angiospermas mediante su evolución les ha concedido asaltar y tomar todos los ambientes terrestres viables.

Por otro lado, en las plantas gimnospermas y en las plantas que carecen de flores no hay verdaderas frutas, si bien a ciertas disposiciones reproductivas como los conos de los pinos, usualmente se les adquiera por frutas. Asimismo, muchas plantas se siembran porque dan ciertos frutas alimenticios y a menudo olientes, suculentos y jugosos citados ‘’frutas’’.

También te puede interesar:  8 Pasos Sencillos Para Cultivar El Fruto De Higo ¡El Árbol Sagrado!

3 Principales características De Las Frutas

Algunas de las Características De Las Frutas, son:

1. Forma y tamaño

Las frutas pueden atribuir muy numerosas formas

Las frutas pueden atribuir numerosas formas según las variedades: las hay globosas, piriformes, cilíndricas, espiraladas, moniliformes, lenticulares, aladas, entre otras muchas. Por lo general, cada variedad se distingue por la forma específica de sus frutas. La superficie de las mismas puede ser plana, suave, verrugosa, pruinosa, espinosa, gloquidiada, pubescente, entre otros aspectos.

Con relación al tamaño de las frutas, es otro aspecto intensamente variable, las hay menores de un milímetro, como en el caso de varias gramíneas y ajustadas, hasta muy magnas, como es el caso del zapallo, la patilla y algunas leguminosas

2. Fragmentos de la flor luego de la fecundación

parte nutritiva de la fruta.

Los pétalos de la flor tienen un área de separación en sus bases y se desglosan rápidamente de la flor una vez que ha pasado la doble reproducción, manifestación característica de las angiospermas. En otros casos, el perigonio no se desase sino que se despliega y puede volverse pulposo, como en el caso de las bayas donde, de hecho, forma la parte nutritiva de la fruta.

Los estambres envejecen velozmente y caen, aunque igualmente pueden durar un largo tiempo cerca del fruto. El tubo floral o el recipiente pueden tornarse pulposos como sucede en muchas frutas de las rosáceas, como es el caso de la manzana, la pera y la frutilla o  también conocida como fresa.

En este sentido, cuando el ovario es superior regularmente es solo este el que colabora en la formación de la fruta. No obstante, cuando es ínfero, suele haber otras combinaciones florales que se despliegan juntamente con el ovario y crean parte de la fruta. En el caso de las frutas derivadas de un ovario ínfero, la fracción extra carpelar toma el apodo de clamidocarpo.

En muchos géneros, otras partes de la flor o de la espiga se juntan al gineceo para originar la fruta. Cuando las partes de la flor que duran en la fruta no son concrescentes con él se citan induvias.​ ​ Los sépalos, por ejemplo, suelen ser perseverantes, como en el caso de la fresa, la manzana o la granada.

 manzana

Las flores de varios géneros poseen brácteas que permanecen en la fruta, las cuales se nombran ‘’involucro’’. En algunas plantas tales hojillas o bráteas exhiben forma de hoja); en otras son duras y desenvuelven una cubierta en forma de domo, o en forma de cáscara, como en los erizos y en los abrojos.

En otros casos, como en las dipsacáceas, el envuelvo que cerca a la fruta es muy chica y recibe el apodo de involucelo. Además, pueden contribuir otras combinaciones extra florales, tales como las ramas de la espiga en el palito dulce, o como el pedúnculo en la fruta del cajú, Anacardium occidentale.

También te puede interesar: 8 Tips Para Cultivar Melón Y 4 Beneficios De Consumirlo ¡Rico Y Saludable!

3. Pared de la fruta

En sentido preciso, el pericarpo es la pared del ovario que queda tras la fertilidad; en sentido extenso puede comprender asimismo los tejidos extra carpelares coordinados.

Con sentido característico, y sin correspondencia con la ontogenia, la pared de la fruta comprende tres capas o mantos, estos son el exocarpo, el mesocarpio y el endocarpo.

3 capas de la pared de las frutas

capas de la pared de las frutas

La pared de las fruta está compuesta por tres capas esenciales, estas son:

1. Exocarpo o epicarpo

El exocarpo o epicarpo es la parte exterior de la fruta; concierne a la cara abaxial del carpelo y abarca la epidermis únicamente, o la epidermis y los tejidos inferiores. El área del exocarpo puede poseer semblantes muy diferentes. Puede ser lisa como en el pimiento o la cereza. En las frutas con propagación zoocora se pueden desplegar pelos curvados o una cubierta pegadiza, como los pelos o espinas con representación de gancho.

2. Mesocarpio

El mesocarpio es la parte media y atañe al parénquima del mesófilo del carpelo. Puede ser flaco y seco como el maíz, o copioso y pulposo como en el durazno o la berenjena. En este último caso, el gran progreso que consigue el mesocarpio se debe a la duplicación de las células parenquimáticas del mesófilo del carpelo. Tales cambios causan frutas de matices vistosos y de sabores habitualmente agradables.

3. Endocarpio

El endocarpio es la capa interior y corresponde al área adaxial del carpelo. Cerca derechamente a las semillas, sirve a menudo para el amparo de estas, y en algunos casos puede ser muy persiste y de firmeza rocosa creando el exclamado hueso (pireno) en las frutas de tipo ciruela.

Además, puede ser pulposo como en la uva, seco como en las vainas de las arvejas, tenaz como en la aceituna o con pelos acuosos como en los frutos cítricos. En algunas variedades, tales como los algarrobos, las células del endocarpio provocan una pulpa sabrosa que envuelve a las semillas.

En otro sentido, la firmeza de la pared de la fruta consiente categorizar a las frutas en dos conjuntos primordiales, los frutos secos y los frutos carnosos. Los frutos secos son esos cuyo pericarpio está creado a la madurez por células muertas y posee un semblante más o menos áspero.

Pueden ser indehiscentes o dehiscentes, con una sola semilla o con varias semillas. En el caso de las frutas indehiscentes las membranosas del óvulo en su mayor parte cesan o se edifiquen con el pericarpio.

Los frutos carnosos, en cambio, se almacenan gustosos hasta la maduración debido al progreso de una o más capas del pericarpio o de combinaciones extra carpelares, y muestran células que se conservan vivas. Son filogenéticamente más recientes. Pueden poseer una cápsula como es el caso de la toronja, o no tenerla, como en el jitomate.

También te puede interesar: 6 Partes Principales De Las Plantas Naturales Y Sus 4 Vitales Beneficios

En definitiva, las Características De Las Frutas pueden variar de unas especies a otras, recordando que por ejemplo las frutas carnosas presentan particularidades totalmente distintas a los frutos secos y sin embargo ambos son considerados frutos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.